Contact Us

Use the form on the right to contact us.

If you have questions, comments or are you interested in distributing our products, we want to hear from you.

 

LiquiVape Juice Company

Jose Vargas

Urb. Balcones de Cumbayá  Blq. 59 Dept. 301

EC 170157

Quito - Ecuador

Phone: +593 999230092

           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

LV Magazine

Ecigs: La guerra de las patentes

Martin Endara

El inventor del cigarrillo electrónico Hon Lik

El inventor del cigarrillo electrónico Hon Lik

Normalmente mostramos mayor interés en leer artículos sobre temas que nos interesan. Es simple naturaleza humana. En mi caso además de ser un usuario de cigarrillos electrónicos soy profesor de maestría en una escuela de negocios y siempre disfruto de un buen caso, historia corporativa o comprender lo que sucede en una industria. Considero pues, que esto nos ayuda a mirar los productos y servicios que consumimos con una nueva perspectiva, comprender quienes son los actores y que es lo que está en juego.

La guerra de las patentes...

La tabacalera británica "Imperial Tobacco" se encuentra peleando una batalla de patentes con los dos productores de cigarrillos electrónicos más grandes de los Estados Unidos. Altria y R.J. Reynolds tras adquirir la unidad de cigarrillos electrónicos de la compañía Dragonite International con base en Hong Kong por 75 millones de dólares, la cual cuenta con las patentes originales del inventor del cigarrillo electrónico, el farmacéutico inventor chino Hon Lik.

La transacción sucedió en Noviembre del 2013 y la tabacalera inició la persecución a todas las empresas Estadounidenses que de alguna manera infringían las patentes adquiridas. Simplemente porque hay países donde es más sencillo llevar a cabo estas tareas. Obviamente la tabacalera necesita monetizar el desembolso por esas patentes y para ponerlo de forma sencilla, simplemente son cobradores de cartera vencida.

En 2003 cuando Hon Lik inventó el cigarrillo electrónico después de un año de investigación y prototipos, lo presentó a sus empleadores en Golden Dragon Holdings. El potencial enorme del producto no solo produjo que Hon Lik se convierta en accionista de la empresa para el año 2006, si no también, que la misma cambie su nombre a Ruyan que en chino significa "Como el humo".

La empresa tuvo tanto éxito que no podía suplir la demanda. Las tabacaleras chinas comenzaron con una guerra de rumores y desprestigio ante la nueva amenaza. El comienzo de la desinformación que existe hoy en día y de las barreras impuestas por intereses económicos y políticos ante el que según muchos expertos, es el invento de salud pública del siglo.

La industria del tabaco en China equivale a 1.1 trillones de Yuan al año, es decir, 164.7 billones de dólares. Lo suficiente para poner en marcha un sin número de obstáculos.

El potencial del cigarrillo electrónico produjo oferta de muchos competidores que utilizaron los diseños originales del inventor sin pagar un solo centavo por ellas. Hon Lik demandó a varios de estos competidores con arreglos que terminaron en las cortes. Sin embargo, era imposible inciar acciones legales contra todas ellas. Es por esta razón y cansado de litigios que el inventor decidió vender a Fontem Ventures (división de Imperial Tobacco).

Inmediatamente comenzaron las demandas a docenas de compañías más pequeñas como Njoy, Vapor Corp. Entre otras que simplemente  no podían contra la presión y terminaron nuevamente con arreglos en la corte compensando a la nueva propietaria de las patentes.

La guerra continua y esta vez, la tabacalera arremete contra los jugadores más fuertes de la industria de los cigarrillos electrónicos. La diferencia es que estos últimos, no se intimidan tan fácilmente y cuentan con los recursos para lidiar batallas legales de larga duración alegando que las nuevas patentes que ellos ostentan son simplemente combinaciones de viejas ideas que no encuentran el estándar legal de innovación. 

Al parecer no se encuentran muy preocupados ya que las patentes de Hon Lik al día de hoy son anticuadas pero la clave del asunto no para la tabacalera el ganar la guerra si no en obtener un arreglo substancioso (lo cual es muy posible) para que toda la inversión en las patentes de un producto que simplemente no les interesa, haya valido la pena generando un exhorbitante retorno sobre su inversión.

Estrategias corporativas que pueden tener un impacto letal sobre la aceptación de un producto que puede salvar millones de vidas.

Existen muchos más factores y jugadores en esta historia que todavía sigue su desarrollo. No quiero ni siquiera entrar en la parte política y todos los intereses que existen en juego. Pero al menos con este pequeño fragmento  simplificado, podrás entender con más claridad la cruda verdad. Dónde manda don dinero, la vida de otros pasa a segundo plano.

Toda causa tiene su efecto, todo efecto tiene su causa.